viernes, 5 de febrero de 2010

Recámara (febrero 2010)



Ya estaba tardando esta Recámara de febrero. ¡Animaos! ¡Hay mucho que comentar!

5 comentarios:

Aidé dijo...

Sigo con De todo lo visible y lo invisible y acabo de terminar Crónica de una muerte anunciada y Memoria de mis putas tristes, ambos de Gabriel García Márquez. Quier leer también (lo apunto a la inmensa lista) La casa de las bellas durmientes, el cuento de Yasunari Kawabata en el que Gabo se inspiró para el último libro que he dicho.
Próximamente (useasé, mañana) Tiempo de silencio, el siguiente examen de lengua.

El Gran Barantán dijo...

Vuelvo a este blog como el turrón por navidad. Después de una semana de cautiverio sin apenas poder levantar el culo del asiento a uno le da tiempo a acordarse de muchas cosas, y entre ellas ha caído el nombre de un libro que oí recomendar en la radio con vehemencia un par de veces: Burlando a la parca, del señor Josh Bazell. Ya está encargado a Círculo de lectores, que haciendo gala de su habitual impuntualidad procederán a traermelo a mi casa un mes después de lo que sería riguroso.

Daré más detalles cuando lo haya leído, que puede ser este año o el próximo, quién sabe.

Yo sigo con "La reina en el palacio de las corrientes de aire". Muy intersante, pero es que los vértigos tienen la molesta costumbre de ser incompatibles con la lectura. No se puede tener todo.

Irene Adler dijo...

Vaya por Dios! Tú y tus vértigos...
Yo voy a terminar la saga de Cazadores de Sombras, que se me está haciendo un poquito larga, la verdad. Y después ¿quién sabe? Estoy poco inspirada.

Aidé dijo...

Atención, recomendación: La ciudad de las bestias, de Isabel Allende. Lo leí hace tiempo y me encantó. Pensé que iba a ir sobre Nueva York pero no jajajaja

Irene Adler dijo...

Es una trilogía. La ciudad de las bestias; El bosque de los Pigmeos; El reino del Dragón de oro.
No están nada mal.